Hemen zaude: Hasiera Noticias Una campaña popular en Arizona, EEUU, trata de salvar el único frontón histórico vasco existente en el estado

Una campaña popular en Arizona, EEUU, trata de salvar el único frontón histórico vasco existente en el estado

El frontón del hotel vasco construido por Jesús García en Flagstaff, Arizona, en el año 1926 está abandonado y se cae a pedazos. Constituye uno de la poco más de docena de frontones vascos que quedan en pie en el Oeste y es el único del estado de Arizona. La iniciativa social en Flagstaff ha comenzado una campaña para salvarlo de la ruina y rehabilitarlo. Calculan que se necesitaría un millon de dólares y buscan el apoyo de los vascos de NABO o de algún donante acaudalado.

Jesus Garcia fue el primer propietario de la casa, que construyó como un hotel en el que se alojaban los pastores euskaldunes que antaño trabajaban en la zona. Flagstaff contaba entonces con otros hoteles vascos, que albergaban a la hoy prácticamente desaparecida población de origen vasco de la localidad. La nieta de García, Olga Esparza, recordaba recientemente en un artículo publicado por el Yuma Sun cómo cada 4 de Julio (fiesta nacional en EEUU) la casa se llenaba de gente: los jóvenes inquilinos jugaban a pelota en el frontón, se bailaban euskal dantzak y se servía comida típica euskaldun. 'Tengo muchos recuerdos de esta casa, pero no sólo yo, sino también muchas otras personas de la zona. Ya no quedan muchos vascos en Flagstaff, ni en Arizona', comenta.

[Aspecto del antiguo hotel vasco junto al que se halla el frontón en el que emigrantes euskaldunes practicaban la pelota a mano en Flagstaff (foto EuskalKultura.com)]

[El frontón se halla situado a un costado del antiguo hotel, en la intersección entre las calles San Francisco y Cottage de Flagstaff (foto EuskalKultura.com)]

Hoy en día el hotel y el frontón se encuentran en mal estado, abandonados y cayéndose a pedazos. La cancha es una de las poco más de una docena que quedan en pie en el Oeste americano y la única del estado, pero sus tres paredes de 12 metros necesitan un arreglo urgente. Representantes de la comunidad y los dueños actuales tienen claro que este conjunto debe ser preservado, pero aún falta por decidir cómo. El problema es, como casi siempre, el dinero.

Un millón de dólares

Patty Lutrell, residente en Flagstaff que adquirió el frontón hace cuatro años, ha declarado al Yuma Sun que se necesita un millón de dólares para renovarlo. Ella no dispone de ese dinero y espera poder vender la propiedad a alquien dispuesto a salvar la cancha. El hotel, por su parte, es propiedad de una sociedad con base en Phoenix, que también estaría dispuesta a vender. [A la derecha, imagen de la parte trasera del frontón (foto EuskalKultura.com)]

James Garrison, responsable de Conservación Histórica de Arizona, ha asegurado que apoyará cualquier esfuerzo por salvar el frontón. 'Es una especie en extinción. Si se va, se acabó', explicó. Su colega Karl Eberhard, arquitecto, añade que ambas edificaciones necesitan un importante trabajo de restauración. Eberhard asegura que las propiedades corren pelligro, aunque la comunidad esté a favor de protegerlas. La ciudad no tiene potestad para impedir que sus dueños, o la persona que los compre los derribe, si así lo desea.

[Vista del estado de abandono que presenta la propiedad en general y el frontón, construido a base de las características piedras coloradas de la región (foto EuskalKultura.com)]

[Lateral del frontón y entrada trasera del edificio del antiguo hotel vasco (foto EuskalKultura.com)]

Un trozo de historia vasca en el Oeste

John Bieter, director del Basque Studies Center en la Boise State University de Idaho, recalca al mismo medio la importancia de preservar un inmueble vasco histórico como éste. En Boise, una cancha similar, en manos privadas, se conservó para la comunidad. 'Es una ventana abierta a un grupo de inmigrantes que han jugado un papel importante en la historia del Oeste americano', explica.

Por su parte, el periodista especializado en Diáspora vasca y director de EuskalKultura.com, Joseba Etxarri, apostilla que son varias las ocasiones en las que él mismo ha realizado llamamientos para la conservación del frontón de Flagstaff. 'Ahora, hemos llegado a un momento en que el estado de conservación de la cancha es tal que puede desplomarse en cualquier momento. La comunidad vasca que un día habitó en Flagstaff hoy es prácticamente inexistente y ha tenido que ser la iniciativa comunitaria no vasca la que ha comenzado la campaña actual. Hace unos años se logró salvar el frontón de Grand Junction, en Colorado, que pretendían derribar, y se transformó en un parque público, pero en este caso el tiempo también cuenta, puesto que si no se hace nada la cancha se caerá sin remedio. Ojalá sea posible que NABO y el Gobierno Vasco sumen esfuerzos y, junto a la iniciativa y recursos comunitarios de Arizona y federales puedan preservar este trozo de nuestra historia enclavado en medio del Oeste', concluye Etxarri.


Enlaces relacionados

Artículo original en inglés al que se hace referencia en el texto
Publicado en el diario yumasun.com

Star de Elko: dueños vascos suceden a dueños vascos
Publicado en EuskalKultura.com el 3 de enero de 2005

Una historia de los hoteles vascos en USA, por Jeri Echeverria
Home Away from Home: A History of Basque boarding houses
Komentarioa gehitu

Komentario bat gehitu zenezake formularioa betata

(Beharrezkoa)
Esaiguzu zure izena
(Beharrezkoa)
(Derrigorrezkoa)
(Derrigorrezkoa)
(Beharrezkoa)
Erantzun galderari aurrera jarraitzeko:

Zenbat dira hiru gehi bi? (idatzi zenbakiekin)

Una campaña popular en Arizona, EEUU, trata de salvar el único frontón histórico vasco existente en el estado

Aspecto de serio deterioro que ofrece el frontón vasco de Flagstaff, en el estado norteamericano de Arizona (foto EuskalKultura.com)

E-postaz harpidetu albisteetara

bisita