Hemen zaude: Hasiera Noticias Recordando la hazaña del capitán Larraguibel

Recordando la hazaña del capitán Larraguibel

2008/02/05

Hoy 5 de febrero hace 59 años que un chileno de origen vasco, el capitán Alberto Larraguíbel, a lomos de su caballo Huaso, estableció un record mundial de salto, con una marca de 2,47 metros de altura. Desde la ciudad porteña de Valparaíso, Archibaldo Uriarte, presidente de Eusko Etxea de la Quinta Región Chilena, llama la atención sobre la efemérides que protagonizara este descendiente vasco, en cuyo honor se ha inaugurado recientemente en Viña del Mar un monumento que recuerda la hazaña protagonizada por caballo y jinete.

 

Por Archibaldo Uriarte Araya

Presidente de Eusko Etxea de Viña-Valparaíso

 

Hoy día 5 de febrero celebramos el 59 aniversario de la hazaña que protagonizara en 1949 en la cancha de saltos del regimiento de Coraceros de Viña del Mar el capitán Alberto Larraguibel, a lomos del caballo 'Huaso'. Caballo y jinete saltaron a una altura de dos metros y cuarenta y siete centímetros, estableciendo una marca que no sólo incorporaba sus nombres al libro de oro de la equitación chilena, sino que encumbraba el de Chile a nivel internacional, al conseguir para nuestra patria el primer récord mundial de su historia.

 

Me permito recuperar para estas líneas algunos párrafos, extraidos de la web Chile.com, que cita a su vez el relato publicado por Pepe Nava en la revista Estadio de 1950, en los que se explican las circunstancias y la intrahistoria que rodeó la hazaña protagonizada por este capitán de origen vasco, que consiguió elevar el nombre de Chile a lo alto de la competición ecuestre mundial, así como un video de la época.

 

 

 

El relato:

 

El capitán Larraguibel adiestró a “Huaso” más de dos años, encaminando todo el programa de entrenamiento a la consecución del récord. Fue una trayectoria científicamente trazada. Primero el récord nacional, después el sudamericano y finalmente el mundial. La habilidad innata de jinete de Larraguibel se sumó a una imperturbable serenidad, que le permitió tranquilizar a su montura cuando ésta rehusó el salto en la primera tentativa, y una comprensión total del temperamento y la idiosincrasia de “Huaso”. “Hay jinetes que pretenden imponerse violentamente a sus caballos. Larraguibel no. Él se dedicó a comprenderlo y, cuando saltaron los dos metros y cuarenta y siete centímetros, eran dos buenos amigos. Si no, no los habrían saltado”, escribía Pepe Nava en la revista Estadio de 1950.

“Después (o quizás antes) está “Huaso”. Para él, el récord mundial significó la regeneración de una vida perdida. Criado para correr en los hipódromos, sus tentativas en tal sentido culminaron en el más absoluto fracaso. Perdedor a los seis años, fue retirado, condenado aparentemente al anonimato total. Luego presintió su potencia, y aunque indócil, Larraguibel lo prefirió para su gran tentativa. Y “Huaso” respondió notablemente. Como en esas historias románticas en que un niño recogido del arroyo termina enriqueciendo a su favorecedor”, afirma Nava en su nota.

El momento histórico de aquella tarde del 5 de febrero de 1949 es recordado por el propio Larraguibel: “En el primer intento, calculé mal la distancia y le permití rehusar. Si lo hubiera huasqueado, el caballo se habría puesto nervioso, porque un animal se da cuenta cuando se le está pidiendo algo superior a sus fuerzas. En el segundo debo haberme equivocado en un centímetro porque “Huaso” pasó las manos, pero rozó con el vientre y las patas posteriores, y botó la vara... Quedaba el tercer y último intento. Volví a calcular las batidas y en el instante preciso nos elevamos... El momento más difícil fue la cúspide del salto. Mis ojos estaban a cuatro metros de altura y tenía la sensación de caer en picada. La más leve vacilación en mí, “Huaso la había sentido; habría dejado sus patas atrás y hubiéramos rodado juntos, pero pasamos. Fue un momento eterno. No escuché un solo grito y pensé que algo había salido mal, aunque no sentí caer las varas...” Pero ahí surgió el estruendo de la ovación. El público invadió el picadero y paseó en andas al héroe ecuestre.

 

 

 

Enlaces relacionados

 

 

Página web del Centro Vasco Eusko Etxea de Viña-Valparaíso

www.euskoetxea.cl
Komentarioa gehitu

Komentario bat gehitu zenezake formularioa betata

(Beharrezkoa)
Esaiguzu zure izena
(Beharrezkoa)
(Derrigorrezkoa)
(Derrigorrezkoa)
(Beharrezkoa)
Erantzun galderari aurrera jarraitzeko:

Zenbat dira hiru gehi bi? (idatzi zenbakiekin)

E-postaz harpidetu albisteetara

bisita