Usted está aquí: Inicio Noticias Los restos del comandante vasco Kandido Saseta volvieron a su pueblo, Hondarribia, 71 años después

Los restos del comandante vasco Kandido Saseta volvieron a su pueblo, Hondarribia, 71 años después

28/04/2008

Fue una jornada emocionante para cientos de hondarribitarras, antiguos gudaris y para los familiares y sobrinos del jefe de gudaris, llegados desde México para participar en el homenaja a su tío. Kandido Saseta fue abatido por un francotirador en Asturias en 1937, cuando combatía al frente del Euzko Gudarostea, formado por los batallones Amaiur, Euzko-Indarra, Ariztimuño, Prieto y Perezagua. Sus restos han permanecido estos 71 años en una fosa común, pero anteayer, por fín, y coincidiendo con el 71 aniversario del bombardeo de Gernika, el jefe de gudaris volvió a casa.

La memoria del comandante de gudaris Kandido Saseta recibió el pasado sábado un sentido homenaje en su localidad natal de Hondarribia, en el que participaron numerosos representantes políticos, antiguos gudaris y la familia del propio Saseta, en la que destacaba la presencia de sus sobrinos Unai y Yon de Luisa, llegados desde México, país en el que se exilió la familia.

En el centro del homenaje la caja en la que reposaban los restos mortales del gudari, que tras permanecer 71 años enterrados en una fosa común fueron localizados por la sociedad Aranzadi en un campo de la localidad asturiana de Areces. Los restos fueron recibidos en el Ayuntamiento, donde se ofrendó a la memoria del gudari un aurresku y se realizó un acto en su memoria. En un emocionante discurso su sobrino Yon de Luisa recordó la figura de Saseta, destacando su importancia para la memoria de Euskal Herria, la excepcionalidad de su carácter y de su lucha por la paz, la democracia y la libertad.

Homenaje en Gernika

Kandido Saseta era militar de profesión y tras el golpe de estado de los nacionales, dejó el cuartel de Gasteiz para engrosar las filas republicanas. Fue nombrado comandante del Euzko Gudarostea. En febrero de 1937 partió al frente de sus batallones para ayudar a levantar el cerco fascista sobre Oviedo, pero fue abatido por un francotirador en el pueblo de Areces, cuando peleaba en primera fila. Cayó en una posición avanzada y su cadáver no pudo ser recuperado. Sus restos pasaron 71 años en la oscuridad de una fosa común, pero no así el recuerdo de la figura de Saseta, que se ha mantenido vivo impulsado desde asociaciones como Sasetaren Aldeko Taldea o Ahaztuak 1936-1977.

El sábado, su recuerdo tiñó también el 71 aniversario del bombardeo de Gernika, localidad vizcaína en la que el comandante de gudaris recibió del Ayuntamiento el premio 'Gernika por la Paz y la Reconciliación'. El homenaje de Gernika fue otro acto multitudinario, en el que participaron gudaris supervivientes y familiares de gudaris ya fallecidos, miembros de la familia del poeta Estepan Urkiaga 'Lauaxeta' (fusilado por las tropas franquistas en 1937) y representates políticos diversos, como Marian Beitialarrangoitia, Jone Goirizelaia, Kepa Bereziartua, José Luis Elkoro, Juan Mari Atutxa y Joseba Azkarraga, entre otros.


Enlaces relacionados

Un perfil de Kandido Saseta, por el historiador Eduardo Renobales
En www.gara.net

Blog de Ahaztuak 1936-1977
http://ahaztuak1936-1977.blogspot.com

Especial multimedia sobre el bombardeo de Gernika
En www.eitb24.com
Añadir comentario

Puede añadir un comentario rellenando el formulario

(Requerido)
Por favor escriba su nombre.
(Requerido)
(Obligatorio)
(Obligatorio)
(Obligatorio)
Responde a la pregunta para seguir adelante:

¿Cuanto es tres mas dos? (escriba con numero)

Los restos del comandante vasco Kandido Saseta volvieron a su pueblo, Hondarribia, 71 años después

Un momento del homenaje al gudari Kandido Saseta en Hondarribia

Suscribirse mediante email

bisita