euskalkultura.com

euskal diaspora eta kultura

Besteek esana

El pintor argentino Andrés Echeveste vino desde Buenos Aires a Pamplona: Una pasión capaz de recorrer 10.000 kilómetros (Noticias de Navarran)

2017/08/07

El pintor argentino Andrés Echeveste vino desde Buenos Aires a Pamplona en busca de sus raíces y del noble animal que inspira sus pinturas: el toro de lidia. “Pinto los toros de colores porque el color representa su energía”

Lotura: Noticias de Navarra

Patricia Fernández / Unai Beroiz. Pamplona, Navarra. Andrés Echeveste es un pintor argentino con raíces vascas y navarras cuya afición por dibujar toros le trajo a la ciudad de la que sus antepasados salieron hace alrededor de 200 años.

Echeveste, natural de Buenos Aires, siempre había dibujado toros a pesar de no haber visto nunca ese animal en vivo: “Empecé a dibujarlos cuando estudiaba Bellas Artes, era mi inconsciente el que me impulsaba a pintarlos”. La familia de este pintor argentino emigró desde el País Vasco en 1830 y su pasión por este animal acabó trayéndole a él de vuelta desde entonces. “Expuse cuadros en Sevilla y Valencia”, indicó Echeveste, “pero una amiga me habló de los Sanfermines y su tradición ligada al toro y no me lo pensé dos veces”. Vino a las fiestas y consiguió colgar algunas de sus obras en balcones de la Estafeta, lugar clave en los encierros: “Mis cuadros se vieron por la televisión todos los días y ha habido gente de Estados Unidos y México que me ha llamado para comprarme los cuadros que salían en los encierros”, explicó el pintor. En Pamplona también ha expuesto en el bar Roncesvalles y próximamente lo hará en La Mandarra.

Andrés Echeveste vino para conocer las fiestas de San Fermín, las que considera “surrealistas”, y pudo ver de cerca a ese animal que tanto venera: “Fui a los corralillos del gas a pintar y cambió por completo toda la imagen que tenía antes de los toros”, indicó. No obstante, sus toros no se limitan al modelo habitual, son pintados con una gran variedad de colores ya que, como aseguró Echeveste “el color es energía y el toro la desprende”. Este argentino no tiene intención de irse por el momento: “Me encanta esta ciudad, tiene rincones preciosos en los que veo reflejado los inicios de mi país”, aseguró. Actualmente reside en el albergue Plaza Catedral, no obstante, al no tener un estudio en el que pintar, Echeveste sale a la calle a trabajar: “Suelo ir con mi bloc y pinto lo que veo a mi alrededor. Mucha gente me mira y yo invito a los niños a que den pinceladas a la obra”, comentó entre risas. Precisamente la gente de Pamplona es uno de los alicientes que le han hecho quedarse al pintor en la ciudad: “Los vecinos son muy amables, desde que llegué me han ayudado tanto a encontrar alojamiento como a exponer los cuadros”, afirmó Echeveste, “además es una ciudad en la que te sientes seguro”. De la ciudad ha plasmado en sus obras el edificio del Ayuntamiento, la Catedral o figuras tan conocidas entre sus calles como el famoso Ernest Hemingway.

UNA VIDA LIGADA AL ARTE Andrés Echeveste tiene una larga trayectoria unido a la pintura, pero también al cine. Como director, ha dirigido 10 largometrajes, ganando premios como a Mejor Dirección de Arte, Premio Sur, el Cóndor de Plata, y el premio Cievic. Sus pinturas han recorrido el mundo, exponiendo en países como Brasil, Holanda o Italia, “e incluso una vez una mujer vendió su coche para comprar uno de mis cuadros”, afirmó Echeveste. Este artista aseguró que podría pasarse todo el día dibujando, pero que pintar “es algo que te quema y agota”. Echeveste considera que “es importante que un artista deje ir su obra” y que en la profesión es “fundamental ser humilde”. Desde esa humildad le gustaría hacerse un hueco en la capital foral ya que, como explicó, “me gustaría trabajar con alguna institución de cultura”. No obstante, por el momento seguirá pintando en la calle porque “la expresión pura es la respuesta del otro, por eso es bueno estar en contacto con la gente”. Incluso ha habido quienes le han propuesto presentarse para hacer el cartel de San Fermín del próximo año.

Andrés Echeveste aseguró sentirse muy unido a la ciudad, en la que su abuelo hacía artesanía con las astas de los toros y aquí “lo veo en muchas de las personas, por su porte, su ropa y su manera de hablar”. Su familia, que reside en Argentina, apoya su aventura y él espera que algún día “puedan venir a conocer sus raíces, porque nuestra cultura argentina se creó gracias a esta y eso es algo que te envuelve en cuanto llegas aquí”.

Una de sus ideas ahora es hacer un espectáculo de pintura en vivo acompañado de músicos “si el Ayuntamiento me lo permite”. Echeveste ha realizado estas actuaciones en vivo junto a músicos y bailarines en distintos centros culturales: “Era muy bonito ver cómo mientras yo pintaba y los músicos tocaban se iba uniendo gente a bailar o con sus propios instrumentos (...) Un hombre se acercó al terminar y me dijo que gracias a ese espectáculo había recuperado su pasión por el arte y volvería a bailar”, recordó el pintor. Andrés Echeveste considera que la energía del arte es capaz de crear magia, algo que “existe gracias a todos aquellos que nos han precedido y han hecho posible que conozcamos este mundo”, añadió.

La pasión por los toros es lo que le hizo llegar a Pamplona y sus fiestas, su gente y su historia son lo que ha impulsado su arte. Ahora, “mientras nadie me diga que me vaya”, le devolverá a la ciudad el favor en forma de pinturas de cada uno de sus rincones.



« aurrekoa
hurrengoa »

© 2014 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia