euskalkultura.com

diáspora y cultura vasca

Noticias rss

Gontzal Mendibil: 'Los que nos dedicamos a la cultura tenemos la obligación de abrir los poros de la sensibilidad'

22/03/2005

El cantautor Gontzal Mendibil
El cantautor Gontzal Mendibil

PUBLICIDAD

Coincidiendo con la celebración de sus 30 años en el mundo de la música, el cantautor vasco Gontzal Mendibil (Zeanuri, Bizkaia, 1956) se halla recorriendo escenarios de dentro y fuera de Euskal Herria, presentando sus tres últimos álbumes, uno de los cuales --dedicado a las víctimas de los atentados del 11 de Marzo en Madrid-- es el primero que publica en castellano, junto a otros diez en lengua vasca. El sábado pasado cantó en Pamplona y fue entrevistado por Diario de Noticias.
Ana Oliveira Lizarribar/Iruña-Pamplona. El cantautor vizcaíno alternará esta tarde en Pamplona temas de su nuevo disco con otros del álbum, el primero en castellano, con el que quiso homenajear a las víctimas de aquella fatídica mañana en la que el dolor le atravesó tanto que sintió la necesidad de exteriorizarlo haciendo lo que sabe, cantar y contar. Junto a él, actuarán parte del Orfeón Donostiarra, Oreka Tx, Marifé Nogales y Afrika, entre otros.

-- Se ha escrito que Gontzal Mendibil ha cambiado el compromiso social por el placer de la poesía, ¿no será para tanto?

No exactamente. Siempre he tenido un compromiso con la cultura y lo sigo teniendo. Sobre todo si se trata de una cultura envuelta en estética. Nuestro compromiso debe ser estético-cultural, a la vez que cantamos y contamos lo que acontece. Es decir, que los que nos dedicamos a la música cantamos, pero al mismo tiempo contamos lo que pasa, tanto el dolor como las alegrías. A mí me ha tocado cantar a los dolores porque me han pillado de cerca, ya sea por la muerte de algún familiar como por lo que ocurrió en Madrid el 11 de marzo. El compromiso por expresar lo que sientes en cada momento es sinónimo de arte, yo no entiendo el arte como algo que se evade. Comprendo que el artista se puede evadir y hacer ensoñar, pero tiene que penetrar en los sentimientos humanos y eso es lo que he procurado en mis tres últimos trabajos, Memorian, Lágrimas al viento y Zuri so . Hace poco también escribieron de mí que era el cantor de los sentimientos, y eso me gusta.

-- Además de sumar el número 11 en su producción discográfica, Zuri so también celebra treinta años de carrera. En los comienzos, Gontzal Mendibil era conocido como un cantautor protesta, ¿qué queda de aquel músico?

Afortunadamente, se fue la barba (risas). Era otra época, nada que ver con la actual, ya que en el 75 aún no estaba instaurada la democracia. Sin embargo, queda mucha ilusión y yo la reivindico junto con la esperanza. Es verdad que ahora la industria musical no atraviesa un buen momento, pero también los ha habido malos en el pasado. He vivido momentos duros, pero la música es casi como una terapia para mí, así que tuve que ir adaptándome a las circunstancias, buscando mi propio estilo y mi forma de expresarme. Esa rebeldía persiste, considero que los artistas debemos ser críticos con la sociedad, no concibo al artista funcionario que siempre está pidiendo ayudas. Y no digo que no sean necesarias, si vienen, mejor; sino que nosotros tenemos que dar algo más, envolver el arte en estética.

-- El paso del tiempo, eso sí, no ha modificado su apuesta por la palabra, por las letras que dicen algo.

Si hay algo que no se debería parar es la palabra. En este sentido, cuando compongo parto tanto de la música como de la palabra. Leo mucha poesía y afortunadamente tenemos muy buenos poetas en euskara. La palabra es un don que no debería faltar y si a eso le pones música, te hace superar un poco la triste realidad de la palabra maltrecha y manipulada que sufrimos día tras día.

-- Un ejemplo fue, sin duda, la reacción del público en el concierto que ofreció el pasado sábado en Madrid con ocasión de los actos de homenaje a las víctimas del 11-M.

Así es. Este tipo de experiencias te hacen mantenerte vivo. El concierto del sábado fue alucinante. Pensar que todavía hay gente capaz de escuchar música y emocionarse, de sentir, hace que seguir en esto merezca la pena. Cuando las cosas se hacen desde el corazón, no hay trampa ni cartón.

-- Lágrimas al viento es la versión en castellano de Memorian , un disco que contiene mucho dolor.

Memorian surgió tras la muerte de un familiar mío muy joven. Después, hace ya tres años, se me fue también mi mejor amigo y padre espiritual, el poeta Bitoriano Gandiaga, y eso me marcó mucho. Tras editar este disco, me llegaron muchas cartas de gente que había perdido a alguien cercano y que se había sentido reconfortado al escuchar esta música. Más tarde ocurrieron los atentados de Madrid y me afectaron mucho. Entonces, pensé que si Memorian había sido como una especie de bálsamo ante el dolor, bien se podía trasladar esta sensación a quienes vivían ese dolor en Madrid. Y lo que pasó el sábado 12 allí fue inolvidable, aún me salen las lágrimas al pensar en ello. La música ha conseguido trascender todas las barreras y ha llegado muy hondo. Lágrimas al viento se ha convertido en un himno al dolor y estoy muy contento, pero no sólo por mí, sino también porque en la cultura vasca nos han impuesto unos muros que no tienen nada que ver con la cultura, sino con la política. A mí siempre me ha parecido muy bonita la idea del cruce de culturas y fue emocionante cuando el otro día en Madrid me aplaudieron tras cantar un tema de Iparraguirre sobre el dolor que él sintió por la represión del euskara en sus tiempos. Con Lágrimas al viento hemos podido ofrecer nuestra cultura y hacer que mucha gente abra los ojos. Siempre he creído que la gente que nos dedicamos a la cultura tenemos la obligación de abrir los poros de la sensibilidad.

-- Y, del dolor a la vitalidad, con Zuri so.

Aunque creo en el trabajo, trabajo y trabajo, como decía Beethoven, reconozco que al principio de un trabajo nuevo necesito plantar una semilla y creer en lo que estoy haciendo; si no, me dedicaría a otra cosa. Ser funcionario no me va. Cuando empecé a pensar en el nuevo disco, vi que no podía estar envuelto en el dolor perpetuo y que necesitaba salir de todo eso y abrirme a algo más blanco y lúcido. El año pasado ya estaba creando estas canciones, con letras mías y de varios poetas jóvenes y decidí llamarlo Zuri so, que significa mirar de frente y al interior. Por eso, el disco está calando tanto y los conciertos están siendo tan bonitos, generando una especie de sueño y magia entre el público.

-- En el 75 cantaba en euskara por todo el Estado sin problemas, ¿es más difícil ahora?

Ser vasco y cantar en euskara en mi tierra es fácil. Pero, como decía Iparraguirre, expandir el fruto fuera de aquí ahora es más difícil que en el 75. El poeta Igor Estankona habla en Argi txikia de la cantidad de puertas que ha cerrado la democracia. Afortunadamente, también ha abierto muchas, pero hay temas, como la política lingüística, en los que hemos experimentado una gran regresión. En el 75 cantaba en euskara en Sevilla, en Burgos, en Zaragoza sin problemas y hace tres años no pude distribuir Memorian por España porque me decían que al ser un disco en euskara no interesaba. Ahora parece que se encienden nuevas luces, o eso quiero creer. Es terrible que en la dictadura pudieras cantar en euskara y que en democracia haya tantos muros, y limitaciones. La cultura tiene que fluir y expandirse y las cosas tienen que cambiar. No puede ser que todavía se diga por ahí que el euskara tiene que ver con el mundo subterráneo político. Como decía un poeta árabe, la mitad de un hombre es su corazón y la obra mitad su lengua. Por ejemplo, en Navarra tenéis la gran suerte de disfrutar de las dos culturas y eso constituye un patrimonio inmenso. El respeto es fundamental para la libertad, lo malo es que hay mucho zote mandando.

(publicado el 19-03-2005 en Diario de Noticias)


Enlaces relacionados

Página web de Gontzal Mendibil
www.gontzalmendibil.com


« anterior
siguiente »

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las más leídas

Últimos comentarios

© 2014 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia