euskalkultura.com

diáspora y cultura vasca

Noticias rss

El escultor Jesús Jáuregui trabaja en una moderna necrópolis en México. El proyecto, del arquitecto Pablo Martínez Lanz, cambia el concepto de los servicios funerarios en el país azteca (en El Correo)

09/08/2004

PUBLICIDAD

J. A. González Carrera/Bilbao. La puerta de acceso al más importante complejo funerario privado con que contará México DF, y el primero de una serie de ellos que se repartirán por el país, será suya. El artista Jesús Jáuregui (Bilbao, 1957) ha ideado para ello una escultura de acero cortén de aspiraciones arquitectónicas, que transportará al visitante al interior de una iglesia con forma de vela de barco: un lugar de tránsito y distribución de naturaleza muy especial, lo que llama «un espacio psicológico» conformado por dos cuerpos cilíndricos principales y otro menor que alberga un ascensor, todo en una línea «oteiziana».

Al entrar, según explica el escultor, uno se encontrará con una secuencia de dos espacios distintos: del primero, cubierto y de un pavimento pétreo, pasará a otro descubierto pero de suelo de acero, en un juego espacial con el que quiere significar «un sentido de tránsito espiritual».

Para el interior del templo ha concebido tambien el altar, otra pieza en acero que desafía a la arquitectura y que presenta unos cortes diagonales, lo que llama unas «líneas de fuerza» que contrarrestan la verticalidad de una cruz cristiana que atraviesa el techo del ábside hacia el cielo.

El templo, el único de rito católico, pero también el más exclusivo del proyecto del arquitecto Pablo Martínez Lanz (México DF, 1959), estará sustentado sobre cuatro puntos e irá inscrito en un espacio circular subterráneo de 36 metros de diámetro y de dos plantas de profundidad, con parking y las paredes repletas de nichos para guardar cenizas; como si se tratara de una cúpula, pero invertida y con un lago en su seno.

«Quiero que en las instalaciones esté la naturaleza; el agua, el sol, el fuego... Nada que ver con los tristes salones donde en México se suele velar a los muertos; pero, sobre todo, tienen un concepto muy moderno y tecnificado de integración de servicios. Hoy, en México, los velatorios son en un sitio y luego se va a otro para la cremación, y aún a otro más para depositar las cenizas. Esto le pondrá remedio», considera el arquitecto, contratado mediante concurso por un importante grupo empresarial y financiero de aquel país.

Nadie les verá llegar

El lugar será además muy seguro: a sus usuarios «nadie les verá llegar, ni nadie les verá salir», indica este ex discípulo y colaborador de Augusto H. Álvarez, Ricardo Legorreta y Javier Sordo Madaleno, que está ante su primera gran obra.

El arquitecto de la necrópolis, que debe comenzar a levantarse este verano en Santa Fe --la parte más moderna de México DF--, ha encargado a Jáuregui todos los elementos escultóricos y las vidrieras tanto de la iglesia como de un conjunto aparte de siete capillas que rodearán un jardín.

Las vidrieras son de forma semicircular, de 12 metros de base por 6 de radio. También tiene que hacer otras menores, pero «las de las capillas --explica Jauregui-- son enormes e irán inclinadas. Son tan grandes que tienen que ser industriales. Aprovecharé estos 'handicaps' para el diseño».

El encargo «puede abarcar incluso puertas y mobiliario», refiere el artista, que vivió trece años en México y ahora se ha establecido en Bilbao.


LAS IDAS Y VENIDAS DE UN ARTISTA VASCO

J. A. G. C./Bilbao. Jauregui vivió trece años en México y conoció a Martínez Lanz cuando ambos trabajaban en el estudio de Javier Sordo Madaleno, a finales de los 80. El artista, seguidor del concepto escultórico de Jorge Oteiza, volvió en 1993 al País Vasco para reemprender su carrera aquí.

«Con el tiempo --cuenta--, Martínez Lanz se ha convertido en un arquitecto de gran proyección. Se acordaba de mi trabajo escultórico tan relacionado con la arquitectura y me pidió unas soluciones en ese campo, como hizo con otros. Al final, se ha quedado con lo que yo le presenté. Tengo ya bastantes ideas que tendré que desarrollar junto con él, a medida que concrete el proyecto arquitectónico».

Trayectoria

Jesús Rodríguez Jáuregui estudió en la antigua Escuela de Bellas Artes de Bilbao. En México, trabajó en los estudios de Sordo Madaleno y Rocha.

Escultor, pintor y grabador, ha hecho una pieza en recuerdo de José María Korta, una escultura banco en Barakaldo y otra como acceso en Indar (Beasain), precedente de la obra de México.

(publicado el 09-08-2004 en El Correo)


Comentarios

  • jeso013

    necesito contactar con jesus jauregui para un posible trabalo en Mexico Tlf contacto 607985557 gracias

    jose antonio garcia gonzalez, 09/07/2013 13:45

« anterior
siguiente »

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las más leídas

Últimos comentarios

© 2014 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia