euskalkultura.com

diáspora y cultura vasca

Noticias rss

El escritor euskaldun Iban Zaldua publica, ahora en castellano, 'Porvenir': «Si la épica no funciona, la ironía es una vía para tratar el problema vasco» (en El Diario Vasco)

08/11/2007

PUBLICIDAD

[El escritor Iban Zaldua (Donostia, 1966) publica en castellano el libro de relatos con el que ganó el Premio Euskadi de Literatura el pasado año]

Alberto Moyano. Porvenir reúne diecisiete cuentos cortos en los que el autor recurre a diferentes registros para indagar en el mundo de las relaciones, con la situación política en el País Vasco como telón de fondo.

-En este nuevo libro sigue fiel a sí mismo. ¿Le asusta repetirse?

Espero no repetirme, aunque eso no me compete decirlo a mí. Sí tengo la impresión de que mis cuentos giran en torno a las mismas obsesiones, pero eso es porque soy la misma persona todo el rato. Sin embargo, intento siempre buscar nuevas formas de abordarlas, aunque dentro de un género que tiene unas reglas bastante acotadas. En otros de mis libros se pueden encontrar cuentos parecidos a los de Porvenir, aunque espero que ahora estén mejor escritos. Esta vez he intentado hacer un libro más compacto, con cuentos que se parecen más entre sí, en lugar de buscar la variedad. Esto es un libro de cuentos, más que una recopilación de relatos.

-¿Cuál es el nexo de unión?

Sobre todo, el tiempo. La obsesión de los protagonistas en muchos de los relatos es cómo hacer para cambiar el presente o el futuro. El peso del pasado es la paradoja con la que juego porque el libro se titula Porvenir pero al final es el pasado el que en realidad pesa en casi todos los relatos. También hay una suite de cinco cuentos independientes, pero en los que aparecen los mismos personajes.

-¿Encuentra rígidas las leyes del relato corto?

No. Al final, cuando un autor empieza a hablar de las reglas del relato al final lo que hace es fijar unas normas que sólo le valen a sí mismo. Acaba haciendo una poética de su propia cuentística. Lo que digo es cómo veo yo el relato, pero no me atrevo a asegurar que tenga que ser así.

-La realidad vasca se filtra en varios de los relatos. ¿Es una fuente inagotable de inspiración?

Por una parte, tenemos que la 'cosa' sigue y sigue y sigue, hasta parecer que no se va a terminar nunca. Por otra parte, no hay más que ver toda la literatura que se sigue haciendo hoy en día en torno a temas como el Holocausto o la Guerra Civil española. Aunque el asunto se acabara, literariamente seguiría funcionando en alguna medida. Es un tema que nos salpica tanto todos los días que, al final, es inevitable que también lo haga en mis cuentos. Lo que realmente me gustaría es escribir sesudos artículos de opinión en los que diera soluciones como Dios manda, pero como hay gente que lo hace mucho mejor y tampoco le hacen caso, ésta es mi manera de abordar el tema.

-Subtitula el libro 'Diecisiete cuentos casi políticos'.

Intento no caer en el planfleto porque para escribirlos hay que ser muy bueno y no es mi caso.

-Se acerca al tema con humor, incluso con una ironía un poco feroz.

Cuando la épica ha dejado de funcionar, una de las vías que te quedan es la de la ironía. Es muy significativo el hecho de que ya haya tiras de humor que tratan el asunto de una manera más o menos cómica. Esto era absolutamente impensable hace quince años o incluso menos. ¿Cómo se iba a ridiculizar el mundo de ETA, que está tan sacralizado en ciertos ambientes? No creo que sea la única vía, pero me parece que aplicando el bisturí de la ironía se pueden sacar a la luz cosas que con otras tramas más épicas, patéticas o dramáticas permanecen ocultas. También es verdad que lo que sacas a la luz son vísceras sanguinolentas más que otra cosa.

-También incluye algunos elementos de ciencia-ficción.

Borges decía que la ciencia-ficción es una variante de la literatura fantástica. En este libro he metido bastantes elementos como homenaje a un género que fue el que me alimentó literariamente en mi adolescencia, durante la que fui un lector compulsivo de ciencia-ficción. De ahí, di el salto a lo que se suele considerar literatura más seria, aunque hay una cierta ciencia-ficción, como la de Philip K. Dick, que es literatura de la buena. Me apetecía hacer este homenaje al buen sabor de boca que me dejaron todas aquellas novelas y cuentos que publicaba Bruguera. Me marcaron como escritor a la hora de elegir el camino del relato corto.

-Como lector, ¿cuál considera la clave de un buen relato?

Uno de los elementos principales es la economía. Tiene que notarse que el autor ha practicado una economía de medios y no se ha pasado. Hace unos años hubiera dicho que lo que esperaba de un relato es que me sorprendiera, pero hoy en día he cambiado un poco el punto de vista y lo que busco es algún tipo de intensidad. Hace veinte años leía a Chejov y no me decía gran cosa. Ahora lo leo y, aunque parece que no pasa nada, encuentro una intensidad que relaciono con cierto grado de madurez. Es un autor que se entiende mejor con cierta madurez. Lo mismo pasa con Raymond Carver, Tobias Wolff y toda la escuela minimalista.

-Se ha vuelto a encargar de la traducción de los relatos. ¿Ha sido muy duro?

He intentado no irme demasiado y ser respetuoso con la edición original, aunque he añadido dos cuentos más, uno de ellos, escrito directamente en castellano. He tenido mis momentos porque en mitad del proceso me alejé. Cuando terminé la traducción, la corregí y me quedé bastante satisfecho. Volver sobre lo mismo es cansado y, además, hay problemas técnicos. Algunos diálogos del cuento Viaje de verano no eran muy traducibles, lo que me obligó a introducir bastantes cambios. Esas cosas cuestan y cansan, pero una vez leído y releído, me he reencontrado con el libro.

-¿Qué le aportó el Premio Euskadi a la edición en euskera? ¿Quizás lectores?

Algún lector más y una segunda edición. Y a mis arcas una cierta cantidad de dinero, pero no es algo que te ponga en ningún pedestal. Supongo que en euskera me dio algunos lectores más, que seguramente no serán miles. Y en castellano, supongo que nada.

-¿Algún proyecto?

Sigo escribiendo relatos pero todavía no veo el libro. Llega el momento en que hago una criba y empiezo a verlo, pero aún no estoy ahí. Además, tengo en mente una novela corta, pero prefiero no hablar de ella porque luego termina no saliendo.

(publicado el 08-11-2007 en El Diario Vasco)


Enlaces relacionados

El libro, críticas, posibilidad de adquirirlo por internet
En la página web de la editorial Lengua de Trapo


« anterior
siguiente »

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las más leídas

Últimos comentarios

© 2014 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia